5 de agosto de 2009

Kaunas: primer dia en Lituania

Algo parecido a una odisea, batallando por los aeropuertos europeos: Bilbao, Londres, Bremen, nos ha llevado a Kaunas; la segunda ciudad de Lituania. A duras penas, arrastrando nuestros cuerpos maltrechos por días de insomnia fiestera, aterrizamos en esta ciudad extensa y que queda al margen de los circuitos turísticos habituales.

Dos zonas de interés en Kaunas: el casco antiguo y la ciudad nueva. El casco antiguo, con su plaza mayor y cercano Castillo de Kaunas, o lo que queda de él; torre con murallas y pequeño foso. Muchas iglesias y monumentos, muchos de ellos cayéndose a pedazos. La ciudad nueva, con una plaza donde se sitúa la Iglesia de San Miguel Arcángel, de bruces con la imagen de Nike, Dios griego de la victoria, mostrando sin recato sus atributos; cuestión de polémica en otro tiempo.

Kaunas


La primera tarea encontrar un hostal. Tirando de guía, damos con un convento de la archidiosis católica lituana, que sirve de albergue. Situado en la plaza mayor de la ciudad, Rotušės aikštė, las vistas desde la habitación son privilegiadas con la plaza adoquinada franqueada por varias iglesias.

El sol ha desparecido, la pequeña siesta reparadora se ha alargado, logrando dar algo de energía a estos cuerpos maltrechos por el viaje. El tiempo de cenar ha pasado por estas calles, ha sido difícil encontrar un pequeño bocado. El bar es muy estiloso, suena de fondo “Fall to Pieces”. Bocado de sándwich, sorbo de cerveza, y entre tanto, en la tele, Slash levanta la guitarra con su chistera y ese aire chulesco. Parece que hemos hecho el día.



Post correspondiente a la serie "Periplo por los Países Bálticos

1. Kaunas: primer día en Lituania
2. El momento
3. La barroca Vilna
4. El socialismo de Vilnius
5. La Colina de las Cruces
6. De playeo a Palanga
7. Klaipeda y el Istmo de Curlandia
8. La resurgida Riga
9. La medieval Tallinn
10. “Bueno gente, esto se está empezando a acabar...”
11. Narva: a cuatro brazadas de Rusia
12. Parque Nacional de Lahemaa: los bosques sobre el mar
13. Helsinki: última parada

.
Publicar un comentario