28 de mayo de 2009

Pyatigorsk: baño termal a la sombra del Cáucaso

Pyatigorsk es una pequeña ciudad situada en el Cáucaso norte, en la República de Stavropol Krai, del distrito federal sur de Rusia. Fue fundada en 1780 y su nombre viene a significar “5 montañas”. Este lugar es famoso en Rusia por sus aguas termales, tanto que, durante mucho tiempo, nobles y poderosos se acercaban por estas tierras para bañarse y relajarse en sus aguas curativas. Ahora, representa un famoso centro turístico, que ha crecido al amparo de estas aguas termales; la ciudad turística por excelencia de la zona, que guarda parte del pasado entre el nuevo bullicio que ha traído las oleadas de turistas, principalmente rusos, que llegan desde diferentes regiones del país.


Pyatigorsk está muy bien comunicada, se encuentra a apenas 20 kilómetros de Mineralnye Vody, y las líneas de autobús son abundantes. Por otra parte, la ciudad dispone de estación de tren que la enlaza con el resto del país. Las diferentes zonas de la ciudad están unidas por tranvías.


Nos podemos alojar en cualquiera de los muchos hoteles que tiene la ciudad. En verano, si no tenemos algo reservado, nos podemos ver en algún aprieto para encontrar donde pasar la noche. Ese fue nuestro caso. Suerte que existe, también, la posibilidad de alquilar alguna habitación, manera ideal de mimetizarse entre la gente del lugar.


Bien, ahora, ¿Qué hacer? Pues, relajarnos en sus aguas termales, por ejemplo. Aquí la oferta es extensa, para todos los gustos. Permítanme que les cuente una anécdota al hilo de esto de los balnearios y demás. Pónganse en situación; llegas a la ciudad, ahora toca buscar un lugar para pernoctar, un hotelillo normal y corriente, sin importar compartir vivencias con algún artrópodo. Nada exigente. Total que, un poco hasta las narices de cargar con la mochila, hay está; nada del otro mundo, pero bueno. Una mujer está atendiendo en el vestíbulo. Como es imposible la comunicación verbal, está se resuelve a través de la mímica y las artes plásticas. Aquí las dotes de dibujante son muy buenas. Aún así, parece no funcionar; parece que alguien es duro de entendereras. Al final, la mujer se levanta y nos hace seguirla. Hacia una puerta, parece que nos quiere enseñar los aposentos. A la que abre la puerta aparecen varias personas, en mitad de su baño reparador. Era un balneario. Imagínense la cara de mi compadre y yo.


Ya, saliendo de este inciso, que no creo que viniera al caso, pero no he podido resistirme el compartirlo. ¿Qué más hacer? Podemos caminar por su paseo. Pyatigorsk tiene una calle principal, que bien podría ser un paseo marítimo o malecón, de ese pelo. Pero sin el mar o río. Bares, restaurantes, ambiente, bullicio. Gente que viene y que va, caminantes, todos preparados para la ocasión, ir y venir, arriba y abajo. Y es que, a la que se hecha la tarde, la gente sale a caminar por el paseo, sin otra pretensión que pasar la tarde noche. Si venimos de visitar otras zonas de la región, esto chocará de lleno con lo visto allá.


Otra cosa para hacer en la ciudad es visitar un parque muy apañado que tienen aquí, podemos coronar una colina en la que se sitúa una especie de kiosco. Desde aquí, podemos disfrutar viendo como el sol cae sobre el horizonte.

20 de mayo de 2009

Kabardino-Balkaria y alrededores: corazón del Cáucaso

Siguiendo con la serie: "Elbrús: guía práctica del trotamundos"; para redimir cuentas y poner un poco de luz a la vista, continuamos con la guía interactiva para conocer esta zona del Cáucaso -esto dependerá de ustedes, caballeros y señoritas-, pero ahora nos centraremos en el turismo, para que nadie vagabundee por ahí de cualquier manera, al menos hagámoslo con clase. Comenzamos.

Entre el Mar Negro y el Mar Caspio, se sitúa la cordillera que da nombre a la zona; el Cáucaso. A camino entre Europa del Este y Asia; cruce de pueblos, civilizaciones, religiones, que han hecho que la mezcla étnica, cultural, lingüística... de la zona sea enorme. No les sorprenderá, pues, que haya sido y sea, como llamarlo, una zona caliente, un polvorín que en múltiples ocasiones ha saltado por los aires.


Bien, ya en contexto, sitúense al norte del Cáucaso, a medio trecho entre los dos mares; se encuentran las repúblicas, dependientes de la Federación rusa, de Kabardino-Balkaria, que alberga entre sus fronteras la mayor altitud del Cáucaso: el Elbrus (5.642 m); y un poco más al norte, la república de Stavropol Krai.

La zona es bastante exótica para el turista, salvo los últimos pueblos del valle de Baksan, que se encuentran invadidos por alpinistas con la mente puesta en el monte mas alto de Europa, es raro encontrar a extranjeros por la zona. Sin embargo, ciertos lugares de la región tienen su encanto, y en ellos podemos ver otra cara de Rusia, que choca frontalmente con la imagen que nos podemos llevar del país si visitamos solamente su capital.

Vamos a revisar algunos lugares concretos de la zona, para todos los gustos: para los aventureros, para los que lo son menos, para los que buscan sosiego; o ajetreo; para los vagos y maleantes, incluso; para los... Metámoslos en materia; yo destacaría los siguientes puntos que debemos visitar -si a alguien se le ocurre algún otro, comentario, y vemos que podemos hacer al respecto-.

Vayamos o no vayamos a subir el Elbrús, que menos que visitar el Valle de Baksan; por otro lado, si buscamos tranquilidad, que mejor que descansar en las aguas termales de Pyatigorsk o ver como cae la tarde caminando por su paseo. Si queremos conocer ciudades típicas, ahí está Nalchik, o Tyrniauz, mucho más pequeña y en pleno valle Baksan, o ....


Como esto se alarga y parece que no se ve la luz, se me ocurre que lo mejor va a ser que vayamos desgranando toda la información poco a poco, sin que resulte una entrada "infumable". Así que, para siguientes episodios de esta serie:


Valle de Baksan, en pleno corazón del Cáucaso

Ciudades en Kabardino-Balkaria y alrededores: Nalchik, Mineralyne Vody...

Pyatigorsk: baño termal a la sombra del Cáucaso