1 de julio de 2008

Un paseo con ambiente por San Fausto

san fausto navarra estella escalada roca mirador lazkua reseña ruta ascensión alpinismo
terrazas

Ya hace bastantes años, pero hay sensaciones que uno guarda. En esa época las sierras cercanas a Estella no tenían secretos para nosotros. En bici, andando; montes, grutas, valles. Muy cerca estaban las peñas de San Fausto para que no surgiera la idea de subirlas. La cosa es que no nos conformamos con subir entre arbolado y maleza hasta arriba. No se, pero en esa época solíamos complicarnos la vida de manera premeditada y con alevosía. Así que, como no podía ser de otra forma, complicamos un poco la cosa. Se llega al mirador de Lazkua, y fue aquí donde, siguiendo ese espíritu explorador, fuimos recorriendo la pared infranqueable. Así, llegamos a una zona en la que sin dificultad se llegaba a una especie de terraza que recorría toda la pared a media altura. Entonces, esto era la caña. Íbamos por medio de la pared sorteando dificultades, sin conocer a donde llegábamos, con inquietudes por lo que venía, con miedos a volver; en fin, aventura exploradora en estado puro. Y entonces llega Murphy y nos regala unas gotas de lluvia. Y todo se complica. Y seguimos para adelante. No queremos volver, pero esta posibilidad aparece. Queremos ver que llegamos a una salida. Entonces esta aparece. Estamos casi en la cima, hemos recorrido toda la pared de lado a lado. Es la leche. La adrenalina da paso a la euforia. En ese momento somos los reyes del mundo. Supongo que esto a alguien le sonará.

Hoy he vuelto aquí con Rada. Hacia ya años que no recorría esta vira, y no se si es por eso pero he disfrutado a lo grande. Hay que reconocer que aunque es fácil tiene un par de zonas muy expuestas o muy muy expuestas. De las que pueden convertir un resbalón en un salto base sin paracaídas. Pero es muy bella.

paseo con ambiente
Publicar un comentario