31 de julio de 2008

En la cima del Elbrus

elbrus elbruz caucaso cáucaso monte trekking montaña alpinismo escalada ascensión terskol baksan mineralnye vody petesburg highest peak europe russia rusia georgia ruta route
Subiendo al Elbrus

Allá quedaron las 4 de la madrugada. Entonces el tiempo era algo mejor, al menos cuando salimos de nuestra tienda. Ahora la ventisca apenas nos deja ver. Lo único que se ve es una inmensidad blanca. Ninguna mirada atrás, paso a paso hemos llegado al collado, entre las dos cimas, atrás quedaron el resto de grupos. Desde aquí, estamos a un paso de llegar a la cumbre, pero surgen las dudas.
-No se si es el mejor día para ir de paseo por aquí.
Sin embargo, como de costumbre, seguimos un poco más, a ver que tal. Tenemos unas banderitas marcando el camino, pero de una a la siguiente apenas se consigue ver. Las banderitas se suceden y la cima no llega. Hace ya un rato que vamos dando tumbos -joder si parece que vamos borrachos-. La ventisca nos abrasa la cara, las gafas heladas apenas nos dejan ver. Pero, que se ve allí, es la cima. Estamos en la cumbre del Elbrus, techo de Europa.
-Vale tio, pero corre para abajo, que esto se pone interesante.
Desde aquí, poco más: bajada agónica, heroica, ... -pónganle los adjetivos que quieran-. Incertidumbre para seguir el camino de vuelta y final en los sacos de dormir, a los que fuimos de cabeza.

Este es nuestro primer cinco mil; más de 3.500 m de desnivel, casi una semana de subida, dos largos días sin salir de la tienda de campaña, dieta escasa en todo, cierto grado de inconsciencia y mil y una experiencias. Va por ustedes.

30 de julio de 2008

Sin poder salir de la tienda

elbrus elbruz caucaso cáucaso monte trekking montaña alpinismo escalada ascensión terskol baksan mineralnye vody petesburg highest peak europe russia rusia georgia ruta route


Ya estamos en Priut 11 Hut, a un trecho de la cima, pero prisioneros en la tienda de campaña. El carcelero es en nuestro caso el mal tiempo, que no da tregua. Y ya van dos días sin apenas salir de estas telas. A día de hoy, tras un intento frustrado, hasta que la paciencia aguante y el mal tiempo nos de un respiro.

27 de julio de 2008

Subiendo al Elbrus

elbrus elbruz caucaso cáucaso monte trekking montaña alpinismo escalada ascensión terskol baksan mineralnye vody petesburg highest peak europe russia rusia georgia ruta route

Cuando menos te lo esperas se tornan las suertes, cambian las visiones y aparecen otras sensaciones. Atrás quedó la difícil llegada a estas tierras, en las que te abordan muchas dudas; no parece sencillo moverse por estos valles: está el idioma, papeleos, ... la manera en que funcionan aquí las cosas. Pero hoy se ve todo diferente; subiendo al Elbrus desde la tranquilidad de una ruta poco recorrida, fuera de la comodidad de los teleféricos, y compartiendo experiencias con un grupo de rusos y ucranianos que nos encontramos en el camino. Se tornan las suertes, y aparecen momentos especiales. Este puede ser compartir una velada, después de un día de esfuerzo, con un grupo de rusos, y conocer su manera especial de ir a la montaña. No nos entendemos, ni tampoco entendemos las letras de sus canciones, pero la melodía de la guitarra lo transmite todo.

25 de julio de 2008

En el que la vida de Prometeo queda unida al Cáucaso


Desafió a los Dioses. Por ello, Zeus privo del fuego a los hombres. Pero el Titán, como benefactor de la humanidad, escaló el monte olimpo y cogió el fuego del carro de Helios, y se lo llevó triunfal de vuelta. Esto desató, aún más, la furia de Zeus, que dio vida de la arcilla a Pandora y la envió junto con un ánfora que contenía todas las desgracias. Pandora abrió el ánfora y la venganza de Zeus cayó sobre la humanidad; todos los males y desgracias salían de la jarra, pero Pandora la cerró antes de que se escapara la Esperanza. Después de castigar a la humanidad, Zeus no se olvidó de Prometeo, y le hizo pagar su osadía. Fue llevado al Cáucaso donde se le encadenó a unas columnas y Zeus hizo llegar a un águila que se comía su hígado. Pero este crecía de nuevo, y cada noche el águila se lo volvía a comer, con lo que el tormento no terminaba. Prometeo debía pagar su osadía eternamente. Sin embargo, una flecha alcanzó al águila y Prometeo quedo libre. Había pagado la deuda contraída por su osadía.

22 de julio de 2008

Rumbo al Cáucaso

elbrus elbruz caucaso cáucaso monte trekking montaña alpinismo escalada ascensión terskol baksan mineralnye vody petesburg highest peak europe russia rusia georgia ruta route


Ya queda menos, y eso se nota. Mi cuarto a pasado a ser una montonera de cosas, algunas de ellas las he tenido que desempolvar, cosas y más cosas, y una única mochila en la que meter todo. Que mal lo voy a pasar. Creo que lo dejaré para más tarde. Cuando el tiempo apremia se es práctico.

Mil cosas por doquier, pero no tengo aún muy claro que me espera. Habría que haber buscado algo más de información. Pero qué carajo, no había. Y del idioma, mejor no hablo. Si parece chino, no se entiende nada. Creo que va a ser interesante este viajecito. Ya se nota el hormigueo ese, la incertidumbre previa a la aventura. Todo por delante, sin planificar nada. Aunque ..., como para echar planes. No se ve muy claro el asunto. !Ufff! Pero me encanta.

10 de julio de 2008

Los Écrins, La Dome des Neiges

Ecrins


Así culmina nuestro viaje a los Alpes. Podía haber titulado el post: la Dome des Neiges, un remiendo a un viaje de infortunios. Y es que, en la cima de esta montaña, aún teníamos la cara de paletos que nos dejaron los "amigos de lo ajeno" en aquella área de servicio que no quiero recordar. O podría ser también por la cura de humildad que nos dio La Barre des Ecrins con su imponente arista, nos pudo el ambiente. Pero no pasa nada, olvidando las adversidades, aquí está nuestro primer cuatromil. Va por ustedes.

Dome des Neiges.

1 de julio de 2008

Un paseo con ambiente por San Fausto

san fausto navarra estella escalada roca mirador lazkua reseña ruta ascensión alpinismo
terrazas

Ya hace bastantes años, pero hay sensaciones que uno guarda. En esa época las sierras cercanas a Estella no tenían secretos para nosotros. En bici, andando; montes, grutas, valles. Muy cerca estaban las peñas de San Fausto para que no surgiera la idea de subirlas. La cosa es que no nos conformamos con subir entre arbolado y maleza hasta arriba. No se, pero en esa época solíamos complicarnos la vida de manera premeditada y con alevosía. Así que, como no podía ser de otra forma, complicamos un poco la cosa. Se llega al mirador de Lazkua, y fue aquí donde, siguiendo ese espíritu explorador, fuimos recorriendo la pared infranqueable. Así, llegamos a una zona en la que sin dificultad se llegaba a una especie de terraza que recorría toda la pared a media altura. Entonces, esto era la caña. Íbamos por medio de la pared sorteando dificultades, sin conocer a donde llegábamos, con inquietudes por lo que venía, con miedos a volver; en fin, aventura exploradora en estado puro. Y entonces llega Murphy y nos regala unas gotas de lluvia. Y todo se complica. Y seguimos para adelante. No queremos volver, pero esta posibilidad aparece. Queremos ver que llegamos a una salida. Entonces esta aparece. Estamos casi en la cima, hemos recorrido toda la pared de lado a lado. Es la leche. La adrenalina da paso a la euforia. En ese momento somos los reyes del mundo. Supongo que esto a alguien le sonará.

Hoy he vuelto aquí con Rada. Hacia ya años que no recorría esta vira, y no se si es por eso pero he disfrutado a lo grande. Hay que reconocer que aunque es fácil tiene un par de zonas muy expuestas o muy muy expuestas. De las que pueden convertir un resbalón en un salto base sin paracaídas. Pero es muy bella.

paseo con ambiente